Subir

Busca en todo el catálogo

Volver

Humedades por condensación: causas, prevención y reparación

La condensación es un fenómeno que se produce en todas las casas debido a la humedad del ambiente.

Este tipo de humedad viene determinada por la cantidad de vapor de agua que se encuentra en el aire y varía en función de las condiciones ambientales o climatológicas, como la temperatura.

No obstante, cuando la humedad alcanza el valor 100% se produce el fenómeno de condensación, por lo que ese vapor de agua que se encontraba en estado gaseoso pasa a tomar forma líquida.

Las humedades por condensación suelen aparecer en forma de vaho en cristales y ventanas o provocando desperfectos en la vivienda como manchas negras de moho sobre las paredes y los techos acompañado de un fuerte olor a humedad, que puede ser muy peligroso para la salud de las personas que la habitan.

¿Por qué se producen las humedades por condensación?

La humedad por condensación se produce en el interior de un inmueble cuando la temperatura del interior es bastante superior a la del exterior y aparece sobre todo cerca de las superficies más frías de una estancia: en vidrios, cerramientos metálicos, tuberías, paredes expuestas al exterior, techos.

Y generalmente aparecen en estancias que están habitualmente “cerradas” o que tienen alta humedad ambiental por su actividad, como pueden ser buhardillas, sótanos, baños, cocinas...

Las principales causas que provocan las humedades por condensación son:

- Un exceso de humedad ambiental y falta de ventilación en las estancias.

- Un aislamiento deficiente de la carpintería de puertas y ventanas exteriores.

- Un aislamiento en el cerramiento de fachada insuficiente o inexistente.

- La excesiva temperatura de los sistemas de calefacción.

 

¿Cómo prevenir y evitar humedades por condensaciones?

Para evitar y eliminar las humedades por condensación existen dos medidas principales y la mejor solución es la combinación de ambas.

En primer lugar, es necesario ventilar convenientemente las estancias más susceptibles de acumular humedad ambiental: baños, cocinas, sótanos, buhardillas…

En segundo lugar, conviene aislar y eliminar posibles puentes térmicos que puedan existir principalmente en la envolvente del edificio.

Para ello, se pueden aplicar los siguientes tratamientos con pinturas o revestimientos en el exterior y el interior de la fachada:

La aplicación del sistema de aislamiento térmico MONTÓ Thêrm por el exterior para la fachada permitirá eliminar la sensación de “pared fría” y evitará la aparición de humedades por condensación superficial y la formación de moho en el interior del edificio.

Para el interior de la fachada, en las paredes que dan el exterior o a zonas frías, se puede reforzar el aislamiento de la tabiquería interior mediante la aplicación de pinturas termoaislantes, como pueden ser Magnum Termoaislante.

De esta manera, se reducirá también la sensación de “pared fría” y la posibilidad de que se condense allí la humedad y la aparición de manchas y moho.


humedades por condensación

Cómo reparar las humedades por condensación

Cuando ya se han producido daños en la vivienda por las humedades por condensación, es necesario seguir un procedimiento de reparación y restauración del soporte:

  1. Si el soporte no está consistente, hay que eliminar mecánicamente posibles desconchados, partes disgregadas o sueltas en la pared, suciedad...
  2. Si la superficie está contaminada, es imprescindible proceder a su limpieza y desinfección con un limpiador, mediante un producto adecuado, como pueden ser Montolimp o Montolimp Spray.
  3. En caso de ser necesario, se debe reparar el soporte de posibles grietas o fisuras. En Pinturas MONTÓ contamos con productos especiales para este proceso, como pueden ser Plasmont Fibraelástico
  4. Imprimación y consolidación del soporte con fijadores, como pueden ser Fijamont/Fijamont Acqua o Emulsión Fijadora,
  5. Por último, el acabado con pintura con tratamiento específico contra el moho. En Pinturas MONTÓ contamos diversas gamas de productos con conservante antimoho como la gama Massima, Ovaldine, Magnum o Uno.
  6. Por otro lado, en paredes que se ubican en estancias sometidas a alta humedad ambiental, como pueden ser los baños o las cocinas, es recomendable proteger rincones, pinturas, revestimientos porosos... con un sellante resistente al contacto directo al agua condensada, que actuará de barrera entre el muro y la humedad.  Productos como Impersil, Impersil Acqua, Uno Barniz Ladrillo o Acripol Barniz son perfectos para esta función.

 

Además, en Pinturas MONTÓ somos expertos en rehabilitación y protección de fachadas, por lo que trabajamos específicamente para la investigación, innovación y fabricación productos especializados, para que los profesionales de la pintura consigan unos resultados con garantía de éxito y la satisfacción de sus clientes.

Si tienes alguna duda sobre el sistema antihumedad por condensación de Pinturas MONTÓ, no dudes en contactar con nosotros.

 

 

 

 

 

 

AVISO DE COOKIES: Para garantizarle una navegación por nuestra web segura y de calidad, le informamos que utilizamos Cookies. Si está de acuerdo clique ACEPTAR. Puede bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Para más información consulte nuestra Política de Cookies Aceptar Rechazar